Era multimillonario, se cansó de la gente y desde hace 20 años vive en una isla desierta

Un multimillonario irlandés decidió dejar su fortuna de lado para alejarse de la gente e irse a vivir a una isla desierta.


Era multimillonario, se cansó de la gente y desde hace 20 años vive en una isla desierta

David Glasheen supo en la década de los 80 posicionarse como uno de los hombres más adinerados del mundo. Invirtiendo en el mercado bursátil, David logró acuñar una fortuna que superó los 25 millones de euros y convertirse así en multimillonario.

Sin embargo, el hombre de negocios oriundo de Irlanda decidió dejar de lado su fortuna y sus ganancias para irse a vivir a una isla desierta en Nueva Guinea, lejos de todas las personas y los excesos que en su vida de multimillonario tenía.

Hoy, con 74, se mudó a una isla que bautizó como Restauration Island. La misma tiene 30 hectáreas de superficie y nunca había estado habitada por nadie. Fue considerada como un parque nacional hasta el año 1989 hasta que le vendieron un fragmento a David con la única condición de que pagara 14 mil euros anuales y construyera algunas instalaciones.

Durante tres años vivió con su novia pero el extremo aislamiento provocó que ella decidiera irse de la isla. Desde entonces, vive junto a su perro Quasi y vuelve a la civilización tan solo una vez al año.

No obstante, su vida no es tan rudimentaria como se creería. Las placas solares instaladas allí le brindan la energía necesaria para tener luz, Internet y todas las comodidades que cualquier persona tendría en medio de una ciudad. ”Soy un afortunado. Empecé a valorar lo verdaderamente importante”, expresó el multimillonario en diálogo con el diario Telegraph.

Era multimillonario, se cansó de la gente y desde hace 20 años vive en una isla desierta

Sin embargo, su vida de tranquilidad ahora está amenazada. La empresa que le alquila el sector de la isla en la que vive parece querer echar a David dado que no construyó las instalaciones turísticas pedidas. Él se niega a hacerlo porque asegura querer preservar la zona y no convertirla ”en una explotación turística”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue to use this site we will assume that you are happy with it. Ok