Iguazú:”Inversiones en pandemia”

Si algo le faltaba a Puerto Iguazú era un shopping o centro comercial en el que el turista pueda ir a gastar las horas después de visitar las Cataratas. Hubo un par de intentos, uno a la entrada de la ciudad y otro en pleno centro con características más de feria comercial. La tercera será la vencida. 

Con el turismo en el peor momento por el impacto de la pandemia, la noticia llegó como un refrescante hálito de vida. Es cierto que el proyecto comenzó a gestarse en diciembre de 2019, cuando el número de turistas batía todos los récords y el coronavirus siquiera asomaba en las noticias. 

Hoy la realidad es otra, con el turismo deprimido y particularmente Iguazú como la ciudad más golpeada por la crisis. Santiago Lucenti admite entre risas que tiene “un poco de miedo”, pero pone en la balanza una apuesta a largo plazo: cuando la obra esté terminada, lo más probable es que el coronavirus sea un mal recuerdo y la actividad vuelva a sus mejores tiempos. 

La inversión es enorme: 326 millones de pesos que serán financiados con recursos propios y créditos bancarios para los que ya inició las gestiones. La concesión es por tres décadas. 

“Cuando lo empezamos a pensar era era un centro gastronómico. La propuesta que me presentaron desde la Municipalidad, a mi y a otros empresarios era esa. Nosotros quisimos agregar otros comercios, para darle vida al centro. Estábamos muy entusiasmado, después llegó la cuarentena más larga”…, detalla el joven empresario que ya se siente jugador local, pese a que sus orígenes están lejos de Misiones. 

Después de esos primeros contactos, en agosto del año pasado se aprobó la ordenanza para transformar el terreno, frente a la plaza central de la ciudad, en un espacio comercial. Fue por unanimidad. La misma que recibe hasta ahora el proyecto diseñado por Lucenti. 

“Se hizo la licitación y salimos adjudicados. Recién ahora nos dieron el acceso. Es frente a la plaza central, frente a la Municipalidad, la Catedral, será un centro neurálgico de la ciudad. Lo más lindo es la ubicación”, define. 

Lucenti sabe que la apuesta es grande, sobre todo por los antecedentes y la competencia de Foz de Iguazú. “Hay dos antecedentes, el de Punto Iguazú y el otro que también fue de una familia de acá y no funcionaron. Nosotros apuntamos a armar algo más integrado, para que el turista sea seducido desde la vidriera”, se diferencia. 

Habrá un primer piso permeable, con negocios a la calle y locales de marcas varias. Después, en el centro, más locales comerciales -serán 28 en total- y en el último piso, destinado a la gastronomía, con locales de comida rápida y restaurantes de categoría para la familia. “Habrá también espacio para juegos de niños. El restaurante tendrá una terraza con vista a la plaza que creemos que será un atractivo en sí mismo”, explica. 

Lucenti, de todos modos, muestra entusiasmo con la recuperación del turismo. “Ahora en junio se notó que con la flexibilización de la circulación, ha mejorado un poco. Dependemos mucho de los vuelos. De acá a fin de año la situación seguirá siendo difícil. Pero en verano esperamos un movimiento mayor y recién el año que viene niveles altos”, proyecta. 

Más allá de todo, no deja de haber un riesgo ¿Cómo se define una inversión en este momento?

Es una inversión de muy largo plazo. El tiempo de obra también es largo. Mínimo dos años. Ahí ya debería estar una situación mucho mejor que la actual. También tengo conocimiento del destino, la estructura que ya tenemos armada dentro del destino sirve para potenciar esto. Hace falta una propuesta así para la ciudad. Cualquier marca o promoción que se quiera hacer, hoy no encuentra lugar donde se pueda ofrecer. El centro comercial al estar en un lugar único, va a generar un pequeño desarrollo en la zona. 

“Será un shopping bien puesto, con mucho verde y espacios semi cerrados. Habrá 28 locales comerciales, tres de comida rápida y dos restaurantes. Son en total 4.300 metros cuadrados, con un diseño acorde a la ciudad. No queremos hacer algo cerrado, para que la persona que está de paso, sea invitada a entrar”, explica.

El objetivo del negocio es inmobiliario, pero Lucenti no descarta administrar locales propios, especialmente para darle un sello de distinción. “Ya estamos en contacto con algunas marcas que pueden traccionar, vamos a buscar en Posadas y en Buenos Aires. Bienvenidos sean”, anticipa.

Lucenti refleja otro dato: “Es la primera vez que invierto con tanto respaldo. Incluso gente que es opositora al Gobierno local me llamó para darme su respaldo. Es lo que la ciudad necesita”.

Iguazú, que hoy atraviesa una de sus peores crisis por la ausencia de turistas, no pierde el atractivo para la inversión. Las Cataratas son un imán para visitantes de todo el mundo y hay un enorme potencial sin explotar en cuanto a servicios, más allá de la hotelería.

Fte:eonomis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue to use this site we will assume that you are happy with it. Ok