Intentan rescatar a un nene de dos años que se cayó a un pozo de 110 metros

Más de 100 miembros de distintos equipos de rescate de España intentan rescatar este lunes a un nene de dos años y medio que se cayó el domingo al fondo de un pozo de prospección de agua en Málaga mientras paseaba con su familia por el campo. Ese agujero es parte de un sistema de obtención de agua en una chacra privada del Cerro de la Corona, tiene 110 metros de profundidad y sólo 25 centímetros de ancho.

La búsqueda de Yulen continúa sin descanso. La Guardia Civil baraja tres vías para rescatar al niño de dos años que cayó en el mediodía de este domingo en un pozo de entre 20 y 25 centímetros de ancho y algo más de 100 metros de profundidad en la localidad de Totalán (Málaga), según asegura su familia. La primera opción es realizar un pozo paralelo, de la misma profundidad y un metro y medio de ancho, según ha explicado uno de los expertos que intervendrá en las labores, aunque para ello deben primero entubar el existente para impedir su derrumbe.

La segunda supone la excavación a cielo abierto de la ladera hasta llegar al lugar donde se cree que está el menor. Y la tercera es utilizar una maquinaria potente que permita extraer la tierra que se ha encontrado en la cavidad a 73 metros de profundidad. “Si no creyéramos que puede seguir con vida, no estaríamos barajando todas estas opciones”, han subrayado fuentes de la Guardia Civil.

La investigación baraja que la profundidad del pozo es de entre 100 y 110 metros, aunque no lo saben con seguridad. Tras introducir en varias ocasiones unas pequeñas cámaras en el pozo, el equipo de rescate tocó anoche tierra a 73 metros. “No sabemos dónde está la base porque aún no hemos llegado”, han informado fuentes de la Guardia Civil. El pozo fue elaborado hace unas semanas para buscar agua, aunque no se encontró. Tiene una cavidad totalmente vertical y no está entubada, aunque sus paredes son lisas. Por eso las labores de extracción de tierra se están realizando con mucho cuidado.“Se trata no solo de llegar al lugar donde esté el pequeño, también de conservar el hueco por el que realizar el rescate”, explicaba esta mañana la subdelegada del Gobierno, María Gámez.

Las tres opciones que el equipo de rescate baraja en este momento se van a realizar de manera paralela. Comenzarán “de la manera más inmediata posible” en cuanto lleguen al lugar los medios y maquinarias necesarias para cada una de ellas. También se espera la presencia de personal técnico, como topógrafos, para conocer bien las características del terreno y poder acometer las soluciones con mayor seguridad.

Niño pozo Malaga

Aunque la Guardia Civil todavía no conoce exactamente el paradero del pequeño, el portavoz del instituto armado, Bernardo Moltó, ha explicado que no se ha iniciado ninguna investigación desde otro punto de vista. “No hacemos otra cosa que no sea buscar soluciones al rescate”, ha asegurado. También ha explicado que se encuentran “sobrepasados” ante la cantidad de empresas que han ofrecido su ayuda y sus medios técnicos, principalmente desde Andalucía pero también desde otros puntos del país, como Cataluña.

Durante toda la noche, los equipos de rescate han trabajado para extraer la arena con unas pequeñas pipetas, pero hasta el momento han podido sacar “muy poca y de manera muy lenta” y llegar solo a unos 30 centímetros de profundidad más. En ese proceso se ha encontrado en el interior del agujero una bolsa de chucherías y un vaso de plástico, aunque la Guardia Civil no confirma todavía que tengan relación con el menor desaparecido. El niño cayó este domingo por accidente en el agujero, cuando estaba con su familia en una finca propiedad de un tío del pequeño y situada en una zona conocida como Dolmen del Cerro de la Corona. El pozo estaba sin protección y sin señalizar y la finca, sin vallar, según su familia.

El ir y venir de las diferentes patrullas y equipos ha sido constante esta mañana en los accesos a la finca, ubicada a las afueras de Totalán y frente a la barriada malagueña de Olías. El operativo de búsqueda está formado por cerca de un centenar de profesionales pertenecientes a la Guardia Civil —que tiene desplegados en el lugar a los equipos de montaña de Álora y Granada, así como al Grupo de Actividades Subacuáticas y miembros del Seprona—, Protección Civil, Emergencias 112, Policía Local de Totalán y Policía Nacional. 

fuente el pais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue to use this site we will assume that you are happy with it. Ok