Las fronteras continuaran cerradas

De la expectativa a la dificultad

Todo indicaba que el 2020 iba a ser un año exitoso para el rubro turístico y todas las actividades que dependen de él. Pero todo cambió por la pandemia de un santiamén. “Empezamos con gran expectativa porque se vaticinaba un excelente año por la cantidad de eventos que iban a realizarse desde marzo, pero todo quedó trunco y Misiones no escapó a ello”, dijo Gustavo Alvarenga, a cargo de la Asociación Misionera de Hoteles, Bares, Restaurantes y Afines (Amhbra).

Aseveró que el freno económico representó un knockout para la actividad que provocó un gran endeudamiento en el pago de servicios en el afán del sostén de los negocios.  “Todavía hay muchos hoteles y restaurantes que no abrieron y estamos funcionando sólo el 30 por ciento. En el medio, se ve cómo nos podemos recuperar y salvar al rubro turístico por el impacto que sufrió en su totalidad”, mencionó.

Sin embargo, aclaró que el turismo interno generó una reactivación en parte para el sector de las cabañas, que tienen mayor presencia de la naturaleza. “Nos costaba imponer a este sector, pero la pandemia aceleró el proceso”, dijo.

En el caso de la gastronomía, precisó que muchos de los emprendimientos son concurridos casi al tope de su capacidad del 50%. El mayor repunte se notó en Posadas, principalmente en las plazas situadas sobre la costanera y el centro. Caso contrario ocurre en Puerto Iguazú, que depende mayoritariamente del movimiento nacional e internacional.

Pese a las deudas y al difícil presente que deben soportar, Alvarenga se mostró optimista para el 2021, que espera que haya más movimiento turístico. Empero, abogó por la continuidad del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) para poder sobrellevar los salarios del personal.

En Iguazú, desde la Cámara de Comercio local avanzan en el balance de cómo terminó en materia económica en el municipio, el más castigado por el parate. Recordaron que a lo largo del año hubo un notable cierre de locales comerciales y serias dificultades en el sector gastronómico, como consecuencia del parate total en estos rubros y, principalmente, por la ausencia de visitantes nacionales y extranjeros desde el mes de marzo.

Schmalko: “Se hizo un esfuerzo y no hay posibilidades sanitarias de abrir la frontera”

Por otro lado el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, explicó a su par paraguayo de Itapúa, Juan Alberto Schmalko, que las fronteras no se abrirán mientras no haya seguridad sanitaria.

frontera

Juan Alberto Schmalko, gobernador del departamento paraguayo de Itapúa, comentó ayer al diario ABC que tras mantener un diálogo con el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, éste adelantó que sólo se podría planificar una apertura de la frontera internacional que une Posadas con Encarnación una vez que se aplique la vacuna contra el coronavirus en Argentina.

Por lo pronto, la posibilidad de llegar a una apertura en las próximas semanas es aún remota. “No queremos generar falsas expectativas”, sostuvo Schmalko, quien explicó que estudian mecanismos para hacer repuntar la economía regional.

En cuanto a la apertura de frontera, el gobernador (Óscar) Herrera no quiere arriesgar. Se hizo un esfuerzo y no hay posibilidades sanitarias de abrir la frontera”, afirmó tajante el gobernador de Itapúa.

Herrera Ahuad había dicho lo propio, indicando que hubo un esfuerzo especial por parte de los argentinos de Misiones y que no se podría abrir las fronteras hasta tanto haya seguridad sanitaria.

Schmalko precisó además que en Argentina esperan la vacuna contra el coronavirus para poder plantearse la apertura de las fronteras. “Creemos que mientras no exista la vacuna vamos a esperar que esto se normalice, creo que eso se va a dar con el tiempo (…) La salud está primero. No desconocemos que existe una crisis”, añadió.

El gobernador de Itapúa precisó además que los casos de COVID-19 en ese departamento se mantienen en torno a los 200. “Mientras no exista la vacuna, vamos a desear (la apertura de la frontera), no hay que crear falsas expectativas. La salud está primero”, remarcó.

Sobre cómo sostendrán la economía en este tiempo, respondió que se apostará a la agricultura familiar campesina y al turismo interno, reconociendo que hay presión ciudadana porque la mayoría de los compradores de la zona son argentinos.

Por último, Schmalko reconoció que uno de los principales motivos por los que cree que Misiones mantiene cerradas las fronteras pasa por lo económico, ya que al no poder cruzar a Paraguay, los misioneros fomentan el consumo interno.

Aunque también señaló que de abrirse la frontera, los paraguayos irían en masa al país vecino para aprovechar la devaluación del peso en relación al guaraní.

Acordamos que esto quede en manos de Cancillería y los presidentes”, finalizó Schmalko.

Fuente: abc.com.py

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue to use this site we will assume that you are happy with it. Ok