Un héroe: el científico que a diario se ofrece de alimento a 5.000 mosquitos

El brazo del científico Perran Ross sirvió de almuerzo para un enjambre de mosquitos infectados con una bacteria llamada Wolbachia. ¿Locura del hombre? Para nada, Ross está buscando un solución que libere al mundo de la fiebre del dengue.

El virus del dengue se transmite entre los humanos a través de los mosquitos, y los infectados sufren dolores de cabeza, vómitos, dolores musculares, erupción cutánea y una fiebre alta característica durante días y días, nos dice Science Alert.

En 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS) registró 4.200.000 casos.

Sin embargo, en ciertos lugares como Australia, los brotes de dengue son cosa del pasado. Desde el 2011 se liberan mosquitos infectados con Wolbachia en la naturaleza de ese país.

El brazo del científico Perran Ross sirvió de almuerzo para un enjambre de mosquitos infectados con una bacteria llamada Wolbachia (Captura de video).

El brazo del científico Perran Ross sirvió de almuerzo para un enjambre de mosquitos infectados con una bacteria llamada Wolbachia (Captura de video).

La Wolbachia es una bacteria que bloquea naturalmente la transmisión del dengue, se transfiere de generación en generación de mosquitos y no parece afectar a los humanos en absoluto, por lo que es una opción convincente para los esfuerzos por erradicar el dengue.

Sin embargo, solo hay un problema: la Wolbachia no se encuentra naturalmente en el mosquito que transmite el dengue, Aedes aegypti, y no existe una manera fácil de infectarlos en cantidades.

Deben infectarse individualmente con la bacteria bajo un microscopio.

“Colocamos los huevos de mosquitos en un portaobjetos de vidrio y luego usamos el micromanipulador para pinchar el huevo con una aguja muy fina“, explica Ross, entomólogo de la Universidad de Melbourne.

“Luego succionamos las células que contienen Wolbachia de un huevo y las inyectamos en otro. Si tienes suerte, sobrevivirá y se transmitirá a la siguiente generación“.

Pero es un trabajo titánico: se pueden necesitar entre 200 y 10.000 huevos para encontrar una sola hembra de mosquito infectado con Wolbachia que transmita la bacteria a la siguiente generación.

Una vez que se tienen mosquitos infectados, se puede comenzar a criarlos en el laboratorio. 

"A veces puede doler un poco, pero sobre todo es sólo una ligera irritación", dice Ross. "Me pica mucho más tarde. Tan pronto como saco el brazo, tengo que resistir la tentación de rascarme" (Instagram).

“A veces puede doler un poco, pero sobre todo es sólo una ligera irritación”, dice Ross. “Me pica mucho más tarde. Tan pronto como saco el brazo, tengo que resistir la tentación de rascarme” (Instagram).

Ross trabaja con estos mosquitos a diario y parte de ese seguimiento es alimentar a miles de bocas hambrientas. Para eso, el propio Ross es el cebo. Una foto de su brazo cubierto de picaduras se volvió viral en mayo, después de que alimentara a 5.000 mosquitos (ver el video arriba) en un solo día.

“A veces puede doler un poco, pero sobre todo es sólo una ligera irritación”, dice Ross. “Me pica mucho más tarde. Tan pronto como saco el brazo, tengo que resistir la tentación de rascarme”.

La Wolbachia no solo reduce las tasas de infección del dengue, sino que también puede limitar las infecciones de otras enfermedades transmitidas por mosquitos, al tiempo que acorta la esperanza de vida de los mosquitos Aedes aegypti infectados con él.

Debido a esto, los mosquitos infectados con Wolbachia también se están liberando en otras partes del mundo, particularmente en lugares donde el virus del Zika, el dengue y el chikungunya amenazan con convertirse en riesgos graves para la salud.

El éxito es inmediato. Hay regiones de Malasia donde el dengue se redujo un 60%.

GML

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue to use this site we will assume that you are happy with it. Ok