Crearon un nanorobot que cabe dentro de las células

Un científico crea una fórmula que permitiría reducir el cuerpo humano a un tamaño microscópico durante un tiempo ilimitado. Cuando se dispone a entregarla al Pentágono, unos espías provocan un accidente de tráfico que deja al profesor incapacitado para toda labor científica. Pero las Fuerzas Disuasorias de Miniaturas Combinadas ponen en marcha un plan para operarlo desde el interior. Pareciera una crónica de la actualidad, pero es la sinopsis de “Fantastic Voyage” una película de 1966 que ganó 2 Óscar y tuvo 5 nominaciones. Al día de hoy llega una noticia similar pero en la vida real, desde Canadá investigadores lograron crear un robot tan pequeño que puede entrar dentro de las células del cuerpo humano y desde ahí recibir órdenes.

“No será como en la película Viaje Fantástico, explica Yu Sun, líder del estudio publicado en Science Robotics, pero hemos conseguido un nivel de precisión y control hasta ahora imposibles”. 

Así habla uno de los investigadores de la Universidad de Toronto que han construido un conjunto de “pinzas” magnéticas que pueden colocar un dispositivo de escala nanométrica dentro de una célula humana en tres dimensiones con una precisión sin precedentes. El nano-bot ya se ha utilizado para estudiar las propiedades de las células cancerosas y podría indicar el camino hacia un mejor diagnóstico y tratamiento.

Los dispositivos desarrollados por el equipo de Yun, según el medio Quo, llevan dos décadas en este campo, y tienen la capacidad de manipular y medir células individuales, lo que resulta útil en procedimientos como la fertilización in vitro y la medicina personalizada. Este último avance lleva la tecnología un paso más allá.
“Hasta ahora, nuestro robot había estado explorando fuera de un edificio, tocando las paredes de ladrillos y tratando de averiguar qué había en el interior, añade Yun. Queríamos desplegar un robot en el edificio y analizar todas las habitaciones y estructuras”.

El equipo había creado sistemas robóticos capaces de manipular estructuras subcelulares dentro de un microscopio de electrones, pero eso requería liofilizar las células y cortarlas en pequeños fragmentos. Hasta ahora, para estudiar células vivas, se habían usado técnicas como el láser o la acústica.

El sistema diseñado por el equipo de Yun utiliza seis bobinas magnéticas colocadas en diferentes planos alrededor de un microscopio con el que se estudian células cancerosas vivas. Se coloca un cordón magnético de hierro de unos 700 nanómetros de diámetro, aproximadamente 100 veces más pequeño que el grosor de un cabello humano, en la cubierta del microscopio y las células cancerosas lo atrapan fácilmente dentro de sus membranas.

Una vez que el cordón está dentro, los científicos controlan su posición utilizando retroalimentación en tiempo real de imágenes de microscopía confocal. Básicamente lo que hacen es usar un algoritmo controlado por ordenador para variar la corriente eléctrica de cada una de las bobinas, configurando el campo magnético en tres dimensiones y obligando al fragmento de hierro a ir hacia la posición deseada dentro de la célula.

“Podríamos imaginar enjambres enteros de estos nano-bots y usarlos para matar de hambre a un tumor bloqueando los vasos sanguíneos que lo alimentan, concluye Yun, o destruirlo directamente mediante una ablación mecánica. Esto ofrece una forma de tratar el cáncer resistente a la quimioterapia, la radioterapia y la inmunoterapia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue to use this site we will assume that you are happy with it. Ok