Declaraciones de la madre del niño agredido en Iguazú

“Quería jugar a la puntería con un rifle, se enojó y macheteó a mi hijo”

Así lo afirmó Isabel, la madre del niño de cinco años macheteado por un vecino. La mujer no se explica por qué su vecino agredió a sus chicos. “Era un buen hombre”, señaló. El menor tiene fractura de cráneo y se encuentra en estado crítico en el Hospital de Pediatría.

Inexplicable. Esa parece ser la única palabra para intentar entender porqué un hombre de 67 años arremetió a machetazos contra un chico de ocho años y su hermanito de cinco. Ocurrió en el barrio Bicentenario de Iguazú el pasado martes a la tarde. A casi cuatro días del hecho, uno de los menores pelea por su vida en el hospital de Pediatría.

Sebastián (5) fue derivado a Posadas y de inmediato fue atendido por una fractura de cráneo. El pequeño fue operado el miércoles por la mañana para retirar un pedazo de hueso que se había incrustado en su cerebro.

PRIMERA EDICIÓN pudo hablar con la mamá del niño. Isabel es madre de ocho hijos. El mayor tiene 21 años y el menor siete meses. Mientras aguarda por la recuperación de Sebastián, en la sala de espera relató minuciosamente cómo se desencadenaron los hechos que hoy tienen a su hijo en estado crítico.

El drama se desencadenó a partir de las 18, pero todo había comenzado al mediodía.El hombre conocido como “Don Ibarra”, vive frente a la casa del chico.

“Festejaba su cumpleaños y había invitado a sus hermanos, cuatro de mis hijos y otros vecinos a compartir con él un asado. Inclusive compró huevos de Pascua para regalar a los chicos”, dijo Isabel.

“Según me contaron mis hijos, el señor sacó un rifle y quería jugar a la puntería con mi hijo de 14. Como él no quiso, el vecino se enojó, agarró un machete y los empezó a correr a todos. Mis hijos no corrieron porque le tenían confianza y pensaron que él estaba jugando”, dijo la madre todavía sorprendida.

El de ocho años le contó a Isabel que quiso correr, pero sintió un escalofrío y se paralizó. Después se vio en el suelo con la vista nublada. Atinó a querer agarrar a su hermanito de cinco y en ese momento recibió un planazo con el machete que le dio en el cuello. Después de esto vio como el hermanito “voló” hacia una moto. “Don Ibarra ya le había dado el machetazo en la cabeza”, lamentó.

En ese momento observó cómo brotaba la sangre de su hermano. Cuando le iba dar otro machetazo, el de 14 años lo agarró desde la muñeca al hombre y lo tumbó. El de ocho agarró a su hermano y salieron a correr.

“Yo me estaba bañando para llevar a mi hijo de 11 al hospital por una herida que tiene en el brazo. Apenas salí del baño escuché un llanto desesperante. Le grité a mi primo que estaba afuera que se fije qué había pasado y en eso oí un llanto mucho más feo todavía ‘¡Mamá!’, me decían. Me puse la primera ropa que encontré y salí corriendo a la calle. Él (Sebastián), llegó hasta mí ya sin fuerza. Nunca llegó a quedar inconsciente. Aguantó hasta que llegamos acá a Posadas”, dijo acongojada la madre.

La señora pudo saber que después que fue detenido “Don Ibarra”, este no quería decir nada, hasta que terminó reconociendo que él fue el que macheteó a sus hijos. “Dijo que quería que se fueran porque ya estaba cansado. Al menos me hubiera avisado a mí y yo los hubiera ido a buscar. No tenía por qué hacer algo así”.

Ella contó que el hombre vive hace mucho en el barrio. Vive solo y nunca había tenido problemas con los vecinos. “Él en el fondo de la casa tiene plantas con frutas y siempre les regalaba a los chicos”. dijo Isabel. “Inclusive mi chiquito (Sebastián) lo veía llegar del trabajo y decía ‘ahí viene el vecino’ y corría a abrirle el portón”, agregó. Los detalles que contó la madre hacen aún más incomprensible la agresión contra el pequeño.

Isabel contó que ahora su hijo se encuentra estable. Está sedado y los médicos iban a aguardar 72 horas después de la operación para ver cómo evoluciona.

“La operación fue muy delicada. Entró a las 11 a quirófano y salió a las tres y media”,lamentó.

“A causa del machetazo se astilló el hueso y entró hacia el cerebro. Ahora sólo me queda esperar, rezo para que se recupere”, cerró la mamá.

fuente primera edicion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue to use this site we will assume that you are happy with it. Ok