El ayuno intermitente implicaría más pérdida muscular que de peso

Así lo revela un reciente estudio que pone en alerta una de las prácticas que se ha puesto más en boga en los últimos tiempos

Una reducción de peso pequeña puede mejorar el riesgo de enfermedades cardiovascular

La prevalencia de sobrepeso (índice de masa corporal de 25 a 30) y la obesidad (IMC superior a 30) ha aumentado drásticamente recientemente, se ha convertido en una preocupación internacional que insume los esfuerzos de las organizaciones de mayor envergadura vinculadas a la salud y a la niñez.

Este fenómeno se asocia con un mayor riesgo de enfermedades crónicas. Incluso una reducción de peso pequeña puede mejorar el riesgo de enfermedades cardiovascular. Sin embargo, la adhesión a largo plazo a los cambios de estilo de vida es difícil. Por lo tanto, es importante encontrar intervenciones novedosas de modificación del estilo de vida que sean efectivas para reducir el peso y accesibles y sencillas para mejorar la adherencia.

El ayuno intermitente (IF) ha ganado atención como un método simple de pérdida de peso. Se refiere a las ventanas de alimentación separadas por períodos definidos de ayuno (>12 horas y hasta 48 horas o más). La mayoría de los beneficios reportados de IF no se han probado. La alimentación con restricción de tiempo (TRE) es un protocolo de FI específico que implica períodos constantes de ayuno y alimentación dentro de un ciclo de 24 horas.

El ayuno intermitente (IF) ha ganado atención como un método simple de pérdida de peso.

El ayuno intermitente (IF) ha ganado atención como un método simple de pérdida de peso.

La alimentación restringida en el tiempo (TRE) previene el aumento de peso en ratones con una dieta isocalórica alta en grasas (HFD) y reduce el peso y los resultados metabólicos en ratones ya obesos. La pérdida de peso sin una disminución en la ingesta de calorías sugiere que la TRE podría afectar el gasto energético para lograr un balance calórico negativo.

Estudios previos reducidos en humanos con sobrepeso u obesidad demuestran que la TRE puede resultar en una reducción de la ingesta de calorías y está asociada con una disminución del peso corporal y/o masa grasa. Enfocados en este punto, especialistas del Instituto de Investigación Cardiovascular, Universidad de California, San Francisco, realizaron un ensayo clínico diseñado para determinar el efecto del TRE sobre el peso y los resultados metabólicos integrales en pacientes con sobrepeso y obesidad.

Plantearon la hipótesis de que la TRE de 8 horas prescrita a personas con sobrepeso y obesidad conduciría a una pérdida de peso y mejoras en los marcadores metabólicos en comparación con las personas que siguen una dieta estándar de 3 comidas al día.

¿Moda o realidad?

Sus resultados son consistentes con un estudio anterior que demuestra que la recomendación de omitir el desayuno no afecta el peso en pacientes que intentan perderlo

Sus resultados son consistentes con un estudio anterior que demuestra que la recomendación de omitir el desayuno no afecta el peso en pacientes que intentan perderlo

Los investigadores de la Universidad de California, reclutaron a 116 adultos con sobrepeso u obesidad y los dividieron en dos grupos. Uno comió tres comidas designadas al día, y el otro practicó un ayuno de 16 horas, comiendo solo desde el mediodía hasta las 8:00 pm.

Pasados tres meses, el grupo que ayunó durante 16 horas perdió un promedio de 0,9 kg. La diferencia con el grupo que comió las tres comidas fue de solo 200 g. Además, el 65% del peso perdido no fue grasa corporal, sino músculos. En comparación con otros tipos de pérdida de peso, esta disciplina implica la pérdida doble de músculo.

El autor principal, el Dr. Sun Weiss Lee, dijo: “Yo mismo, como persona que ha estado ayunando intermitentemente desde 2014, me quedé muy sorprendido. Dejé de ayunar durante 16 horas y comencé a desayunar de nuevo”.

La prevalencia de sobrepeso (índice de masa corporal de 25 a 30) y la obesidad (IMC superior a 30) ha aumentado drásticamente recientemente, se ha convertido en una preocupación internacional

La prevalencia de sobrepeso (índice de masa corporal de 25 a 30) y la obesidad (IMC superior a 30) ha aumentado drásticamente recientemente, se ha convertido en una preocupación internacional

La profesora Courtney Peterson de la Universidad de Alabama, que no participó en este trabajo, pero también estudia el ayuno intermitente, consideró que “los resultados habrían sido diferentes si el número de participantes hubiera sido mayor y la duración del experimento hubiera sido más prolongada”.

En el estudio, los especialistas señalan que “el TRE es atractivo como una opción para bajar de peso porque no requiere métodos tediosos y que consumen mucho tiempo, como el conteo de calorías o la adherencia a dietas complicadas”. De hecho, encontraron que la adherencia autoinformada al programa de TRE fue alta; sin embargo, a diferencia de lo que planteaba su hipótesis, no hubo mayor pérdida de peso. Además, encontraron entre sus resultados secundarios que había pocas diferencias entre los dos grupos en otros parámetros, específicamente no las hubo diferencias en la masa grasa, insulina en ayunas, glucosa, HbA1C o lípidos en sangre.

La ingesta programada

Cuando la ingesta de calorías y la de proteínas se emparejaron con el consumo previo al estudio, no se observaron cambios en la masa magra.

Cuando la ingesta de calorías y la de proteínas se emparejaron con el consumo previo al estudio, no se observaron cambios en la masa magra.

La mayoría de los humanos comen durante sus horas de vigilia. Para el estudio previeron una ventana de alimentación de 8 horas y no una guía de calorías o macronutrientes para ofrecer una recomendación simple y del mundo real a las personas que viven en libertad. Eligieron una ventana para comer de 12 pm a 8 pm porque estimaron que culturalmente a la gente le resultaría más fácil saltarse el desayuno que la cena, una comida más social en la mayoría de las culturas.

Sus resultados son consistentes con un estudio anterior que demuestra que la recomendación de omitir el desayuno no afecta el peso en pacientes que intentan perderlo, pero contradice informes previos que describen los efectos beneficiosos de la TRE sobre la pérdida de peso y otros marcadores de riesgo metabólico.

En ocasiones anteriores se estimó que la TRE se asoció con una pérdida de peso de aproximadamente un 3% y mejoras en los marcadores de riesgo cardiovascular en pacientes con síndrome metabólico. Este estudio fue pequeño y no tuvo un grupo de control.

Aunque la ventana de alimentación prescrita (12-8 pm ) es probablemente más atractiva y más adecuada para la adopción a largo plazo, podría no ser óptima para las ventajas metabólicas de la TRE.

“En el análisis de los resultados secundarios -indica en documento-, encontramos una reducción significativa de la masa magra en el grupo de TRE. La pérdida de peso promedio en el grupo TRE fue de 1,70 kg. De esto, 1,10 kg (aproximadamente el 65% del peso perdido) fue masa magra; sólo 0,51 kg de pérdida de peso fue grasa. La pérdida de masa magra durante el descenso peso generalmente representa del 20% al 30% del total. La proporción en este estudio (aproximadamente 65%) excede con creces el rango normal”.

La alimentación libre durante la TRE conduce a una reducción de la ingesta de calorías y también podría reducir la de proteínas

La alimentación libre durante la TRE conduce a una reducción de la ingesta de calorías y también podría reducir la de proteínas

Además, hubo una diferencia muy significativa entre los grupos en ALM. La ALM reducida puede provocar debilidad, discapacidad y deterioro de la calidad de vida. Esto sirve como advertencia para las poblaciones de pacientes en riesgo de sarcopenia porque la TRE podría exacerbar la pérdida de masa muscular. Finalmente, el grado de pérdida de masa magra se ha correlacionado positivamente con la recuperación de peso.

Un estudio de seguimiento mostró que cuando la ingesta de calorías y la de proteínas se emparejaron con el consumo previo al estudio, no se observaron cambios en la masa magra. La alimentación libre durante la TRE conduce a una reducción de la ingesta de calorías y también podría reducir la de proteínas.

Los datos de la Encuesta de Examen de Salud y Nutrición de Estados Unidos muestran que la mayor parte de la ingesta diaria de proteínas ocurre durante las comidas, y los bocadillos representan una pequeña porción del consumo diario total de proteínas.

Fte: infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue to use this site we will assume that you are happy with it. Ok